Ayuntamiento sigue sin apoyar a empleado que sufrió infarto de oído

 

 

Playas de Rosarito.- Fue el pasado 31 de marzo cuando el señor Sergio Armando, actual trabajador del ayuntamiento de Rosarito, en al área de recaudación de rentas, se encontraba con otros compañeros notificando, cuando por un golpe de calor comenzó a sentirse mal, de inmediato fue trasladado a servicios municipales donde fue medicado para controlarle la presión alta.

La señora Enriqueta Ramírez, esposa del afectado, señaló que al enterarse acudió con su esposo, el cual había sido trasladado de emergencia a un hospital privado, sin embargo, tras poco más de una hora y media, su esposo se encontraba sentado esperando a ser atendido, pese a la indicación médica de ser una emergencia.

“Mi esposo estaba amarillo, descompensado, mal, a él lo pasaron como consulta normal, no como urgencia, lo dejan al último, su presión estaba bajando por una cápsula que le pusieron en servicios médicos, pero estaba deshidratado, como pude lo sacó y lo llevó a servicios médicos”.

Desde ese día ha dado infinidad de vueltas a la casa municipal para que se le cubran los gastos médicos realizados, pues por ser empleado municipal deberían ser cubiertos, sin embargo, señala, hasta la fecha no ha recibido apoyo.

“El puro gasto es de 13 o 14 mil pesos, de puro especialista, sin contar nada más, solo especialistas son casi 14 mil pesos, faltan facturas de médicos para poder incorporarlas a servicios médicos”.

Señala que por el golpe de calor en horas de trabajo y a falta de atención médica, hoy su esposo ha perdido el 80% de audición del lado izquierdo y un 20% del lado derecho, por tal motivo será internado y operado, lo cual asciende a más de 20 mil pesos, gastos que ella deberá cubrir.

“Cuando lo pasan a audiología, es cuando nos dice que debimos haber ido hace 15 días, pero ya había pasado casi un mes, la presión arterial le dio infarto de oído, él tiene un infarto en su oído izquierdo de pérdida del 80%, lleva un 20% de pérdida de su oído derecho, no me da esperanzas de que se recupere su audición, pero estamos esperando todas las opciones del mundo”.

Tras estos gastos, se ha visto en la necesidad de pedir ayuda a conocidos, realizar rifas o ventas de productos para poder cubrir los gastos, los cuales deberían ser cubiertos por el ayuntamiento.

“Esto pasó desde el 31 de marzo, estamos a 20 de mayo y creo que no es justo que un trabajador de gobierno esté pasando por esto y no es justo, un servidor público debe contar con los servicios básicos, el área de salud completa y no estar nosotros como familia, tener la necesidad de buscar la manera de pagarlos”.

 

Abrir chat