La noche de los nahuales || Benjamín M. Ramírez

0
BOTÓN DE ALERTA CIUDADANA BANNER 2

AMANECIÓ Y EL BACHE AÚN ESTABA AHÍ…

LA NOCHE DE LOS NAHUALES

Por Benjamín M. Ramírez

Los encuentras, por todos lados, de diferentes tamaños, de extensión y profundidad variables. En cada segmento, en cada tramo, cada bache destaca por su individualidad y visibilidad, indivisible y perpetuo.

Administraciones llegan y se van y la ciudad luce igual. Ni siquiera es privativo para esta frontera donde las últimas lluvias han causado innumerables destrozos y daños incalculables. Parecería que las autoridades, en sus diversos niveles, no se percatan de ello.

La ciudad, una vez pasado el temporal, luce sus baches como trofeos inconmensurables, botín insólito para la población que de todo se queja, pero que no se compromete.

Los deslaves en los promontorios rellenaron las vialidades remotas, ahí donde nadie se lamenta, a pesar de quedar atrapado en el lodo, entre las aguas nauseabundas, pútridas, apestosas y rebosantes de suciedad. Los aguaceros taparon todo, menos los baches que a fuerzas de insultos hacen acto de presencia; el bache invoca el principio de identidad para ser semejante a lo divino.

Y dijo la autoridad:

«— Hagamos al bache a nuestra imagen y semejanza.

El bache es testimonio, denuncia superflua, nimia.

El bache es un grito de auxilio ante la autoridad indolente e indiferente, anodina e incompetente.

El bache es y no es, al mismo tiempo, en el mismo lugar y en las mismas circunstancias.

El bache es único e irrepetible.

El bache es inaudito e inaudible.

El bache es un cráter del que fluyen sonoros recordatorios, madres que salen disparadas en cada caída.

El bache no se crea ni se destruye, sólo se transforma.

El bache es una muda prueba, trofeo insulso de quien no quiere ver.

El bache es materia de discusión en la sobremesa, en el café y en los círculos del no poder.

El bache es bueno, bello, único y verdadero.

El bache es memorándum, vademécum, agenda, prontuario, manual, opúsculo.

El bache es ensayo inédito.

El bache es cultura soterrada, obscuridad ennegrecida o luz iluminada.

El bache es insolencia aterradora.

El bache es vicio insalvable del que es imposible escapar.

Bache nuestro, de cada día…

Perdona nuestras caídas, así como nosotros lamentamos a quien no los repara…

En cada bache existe un antes y un después, en una ciudad que se resiste a su propia transformación. El bache es principio y fin, el alfa y la omega de la corrupción y la negación: amaneció y el bache aún estaba ahí.

Espero que la autoridad competente pueda, al menos, levantar el lodo que inunda a las arterias viales, allane los caminos, encauce a las aguas, destape los albañales, repare las fugas de agua ante la embestida de los inmensos caudales de agua que todo lo purifica y visibiliza los vicios ocultos.

EDOMEX Y LA MAESTRA DE MIL BATALLAS.

Es uno de los estados donde los robos, atracos en el transporte público y casos de feminicidios destacan por su numeraria. Sólo que nadie acusa a Del Mazo ni le exigen que renuncie. A pesar de la ola de violencia que azota a la entidad el gobernador puede sentirse seguro de que su sexenio concluirá de manera natural.

En el Estado de México se ha tejido y conformado la alianza de los otrora partidos hegemónicos. De aquellos que proclamaban democracia ya, patria para todos. Aquellos primeros en llenarse los bolsillos.

Es la alianza de la ignominia, de la vergüenza, de la perversión, contranatura. Es la alianza de quien no abandona sus cotos de poder, de quienes quieren seguir pegados a la ubre pública. Es la alianza impúdica de quienes, fuera del presupuesto, quieren regresar por sus haberes.

Pensé que la maestra Delfina, como secretaria de educación, maestra al fin, sería el nuevo Vasconcelos. Esperaba que la ahora ex titular de la SEP lograra la transformación que requiere el sistema educativo nacional ante las nuevas exigencias de los retos actuales, pero parece que extravió el rumbo y le negó a la Secretaria de Educación Pública los matices para que respondiera a los reclamos de la globalización.

La elección en el EDOMEX será el caldo de cultivo para la Cuarta Transformación, el laboratorio. Si quiere ganar las presidenciales del 2024 el partido en el poder deberá volcar todos los aperos en el estado del crimen y la impunidad, en el estado del político pobre, —pobre político—, en el estado del grupo Atlacomulco, el estado del maestro, en el estado de la batalla maestra.

ANECDOTARIO:

Vehículos varados, arterias viales anegadas, los baches brotan por doquier.

La ciudad perdió el terraplén, perderemos horas en el camino, miles de dólares, sólo por la incompetencia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.