Gobiernos de Tijuana y Mexicali negaron permiso a Jaime Bonilla de construir planta fotovoltaica

Por Antonio Heras

Mexicali B.C., a 7 de octubre de 2021.- Los gobiernos de México y de Mexicali le negaron los permisos al gobierno de Jaime Bonilla para construir una planta fotovoltaica en la capital de Baja California.

Sin contar con permisos ambientales ni municipales, la administración estatal firmó un contrato con una empresa de energía eléctrica que suministraría energía a las bombas del Acueducto Río Colorado-Tijuana que traslada agua de Mexicali a las ciudades de la Zona Costa.

La Secretaría de Energía del Gobierno mexicano le negó el permiso para que construyera la planta porque las entidades federativas carecen de facultades para licitar la red nacional eléctrica.

En entrevista a Proceso, la secretaría Rocío Nahle dijo que en el gobierno estatal están “mortificados”  porque la Comisión de Reguladora de Energía no les ha dado el permiso “ni se lo vamos a dar”.

Justo por carecer de permisos federales del sector energético y del Manifiesto de Impacto Ambiental, el Ayuntamiento de Mexicali rechazó la solicitud de permisos municipales a la empresa Next Energy, quien cuenta con el contrato de Bonilla para esta obra.

En cambio, la Comisión Federal de Electricidad presentó en julio de 2020 el MIA ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) para la construcción de una planta fotovoltaica en el Valle de Mexicali.

Se trata de una central de tecnología fotovoltaica en Cerro Prieto II y III, con una capacidad de 350 mega watts, en los terrenos donde se ubica la Planta Termoeléctrica de la CFE en la capital de Baja California.

De acuerdo a la empresa paraestatal este punto localizado en la geotérmica de Cerro Prieto, pertenece al Sistema Eléctrico de Baja California, el cual está aislado del Sistema Interconectado Nacional pero conectado al Sistema Eléctrico de California, Estados Unidos, que para el desarrollo del proyecto requiere estudios de mecánica de suelos, hidrológicos y topográficos.

Es único proyecto que cuenta con un permiso ambiental para llevar a cabo la construcción de una planta de estas magnitudes.

Meses después, en mayo de 2020, el gobernador de Baja California Jaime Bonilla anunció que se construiría una planta fotovoltaica que aligerará los costos de traslado de agua desde el Valle de Mexicali hacia la zona Costa.

Justificó el proyecto por estar Baja California fuera de la red de suministro de la Comisión Federal de Electricidad y por el déficit de energía eléctrica que según el morenista tiene Baja California.

En junio de 2020, la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, pidió a Bonilla que esperara con ese proyecto pir estar fuera de su esfera gubernamental.

Sin embargo, en octubre dio a conocer que le asignó a la empresa Next Energy el contrato para que construyera la planta fotovoltaica que tendría una capacidad de generación de 2 mil 546 MW.

El 14 de junio de 2021, a la vieja usanza neoliberal, Bonilla Valdez colocó la primera piedra de la construcción de la planta fotovoltaica en la Laguna Salada, a pesar que mos representantes de Next Energy reconocieron que carecían de los permisos.

En la actualidad, la CFE mantiene cortado el suministro de energía eléctrica al Acueducto Río Colorado-Tijuana por una deuda de la administración de Jaime Bonilla por 163 millones de pesos de agosto y septiembre de 2021.

El gobierno estatal carece también de una empresa suministradora de energía. Se desconoce el status de la relación contractual con ORCA Energy que sustituyó como suministradora a la empresa Sumex, quien presentó una demanda por incumplimiento de contrato y cancelación unilateral de la administración de Bonilla Valdez.

El secretario del Agua, Salomón Faz, informó este martes que está a por concretarse el suministro de energía eléctrica para el acueducto con E3, una empresa vinculada a Next Energy a quien le rechazaron el permiso municipal para construir la planta fotovoltaica en Mexicali.

Abrir chat