Sin rumbo || Transiciones

0

Los críticos del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) han entrado a una carrera sumamente peligrosa, para ellos y para el país en general. Se han enganchado en una dinámica donde la radicalización de sus posiciones anti AMLO se evidencia en un desprecio profundo a toda iniciativa o política gubernamental. Es más, la han tomado personal contra el presidente y su visión se ha vuelto polarizada en extremo.

Toda democracia requiere de partidos políticos fuertes, consolidados, que representen a un segmento de la población. Son la vía idónea para generar una oposición que sirva de contrapeso al poder. Al lado de los partidos políticos debe haber asociaciones ciudadanas, prensa independiente y medios de comunicación profesionales. La academia también suele jugar un papel importante con sus posicionamientos frente a los problemas del país.

La mala noticia es que lo anterior no existe en México; o quedó reducido a un papel marginal después del apabullante triunfo de AMLO a lo largo y ancho del territorio (solo recuerdo que ganó 31 de las 32 entidades y con amplios márgenes; salvo el estado de Guanajuato). Los partidos quedaron sumidos en una grave crisis y algunos siguen dando tumbos; me refiero a los tres principales y que habían detentado el poder durante las últimas décadas: PAN, PRI y PRD. Muchas de las asociaciones civiles dependían de los recursos públicos y de su alineamiento con el poder. Al cortarse los recursos gubernamentales, han sobrevivido en medio de graves problemas económicos. La prensa y los periodistas, acostumbrados a recibir cuantiosos recursos desde el poder para atacar a los adversarios de la burocracia en turno, avalar la corrupción o callar ante los poderosos, viven en una situación cuya única forma de supervivencia parece ser atacar a AMLO y lo que él representa. Envueltos en el manto del “periodismo independiente”, han emprendido una verdadera cruzada con el ánimo, esta es hipótesis mía, de que el gobierno les vuelva a abrir la llave de los recursos económicos. 

Por último, la “academia”, y no toda por cierto, ha comprado la idea de que su deber es criticar todo lo que emane o se relacione con AMLO. Es la “postura buena onda” lo que les permitirá volver a saborear los recursos provenientes de proyectos que les generaban ingresos. Hoy, reciben sus “extras” de parte de los medios de comunicación por las “denuncias” en sus columnas. Y ruegan porque termine el periodo y gane de nuevo algún candidato del PRI o del PAN. Se han atrincherado en universidades y centros de investigación y conservan el control de dichas instituciones; son sus reductos desde donde atacan a López Obrador. 

Pero lo que no existe son liderazgos que integren a esas oposiciones individualistas y ególatras. Eso genera que todos se sientan generales. Y con derecho a dictar cátedra. El gran problema es que sólo coinciden en su odio visceral a AMLO. Es lo que los une. Y en esa dinámica crece y se multiplica su simplicidad para valorar los problemas actuales. He escuchado las posiciones más increíbles y delirantes. La semana pasada alguien ya caracterizaba al régimen como totalitario y fascista; otro más hablaba de que estábamos entrando a una “recesión democrática”. Desde luego que todo es obra de la perversidad de “López”, el “Mesías”. Han extraviado la brújula. Me pregunto con preocupación: ¿cuánto falta para que esa oposición, esa derecha histérica, haga un llamado a la población a tomar las armas y alzarse contra el gobierno actual? No es broma, lo digo con base en lo que leo, escucho y veo. Así son los procesos de radicalización. Ante la falta de esperanzas para sus causas y ver que todos sus privilegios se han ido perdiendo, la desesperación conduce a formas extremas de violencia verbal. Espero equivocarme, pero faltan cinco años para que concluya el gobierno actual. Un lustro parece mucho y no creo que surja una oposición razonable que impida la radicalización absurda de los enemigos de López Obrador. Me gustaría equivocarme.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat