El 91% de hogares en Tijuana quiere separar basura: Inegi

Estadísticas de Inegi alimentan esperanza de mejorar gestión de residuos

0

Tijuana. – Según estadísticas del 2007 generadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 91% de los hogares de Tijuana están de acuerdo en separar la basura, mientras que 92% desea comprar productos con menos empaques y 93% está dispuesto al reúso de productos para generar menos basura.

Así lo afirmó el ingeniero José Carmelo Zavala Álvarez, director del Centro de Innovación y Gestión Ambiental (CIGA), opinando que estas estadísticas alimentan la esperanza de que se puedan implementar en Tijuana nuevos sistemas de gestión de los residuos sólidos urbanos (RSU), comúnmente llamados “basura”, mismos que en realidad sí tienen un valor.

 

“Esto demuestra que los tijuanenses sí quieren separar la basura, pero lo que ha faltado es voluntad política de los gobiernos”, expresó Zavala Álvarez, quien es egresado del Colegio de México, donde cursó el Programa LEAD para líderes con un conocimiento profundo de las metas del desarrollo sustentable y los retos ambientales.

 

El maestro en bioingeniería reiteró que para el manejo eficiente de los residuos sólidos urbanos es vital su separación desde el punto de origen, porque al evitar que se mezclen se impulsa su aprovechamiento, valorización, reciclado y rentabilidad, además de que se promueve la salud pública e higiene, lo que redunda en una mejor calidad de vida.

 

Dijo que estos fueron parte de los temas discutidos el viernes pasado en el Simposio de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos BC 2019, que se realizó en el auditorio de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) en Tijuana y fue organizado por CP Group, con la participación del Consejo de Desarrollo Económico de Tijuana (CDT).

 

El también vicepresidente de Gestión Ambiental en la Cámara Nacional de Comercio de Tijuana opinó que ejercicios como el Simposio permiten construir políticas públicas basadas en la participación plural de actores diversos, más allá de la duración del gobierno, porque los gobiernos son transitorios, pero el medio ambiente no y se requiere visión de largo plazo.

 

Aseguró que un gobierno acompañado será más atinado en la toma de decisiones, además de que la sociedad exige un nuevo liderazgo porque de la mano de las nuevas tecnologías de la información han surgido iniciativas sociales diversas, mismas que rebasan la estructura de gobierno y que hoy van adelante, poniendo como ejemplo “Redspira”.

 

“Es una red de monitoreo comunitario de calidad de aire en Mexicali, pero no está prevista en la regulación, como el caso Uber en materia de transporte; los gobiernos necesitan actualizaciones más oportunas para retomar liderazgo y dejar de ser un triste espectador, deben intentar moderar, facilitar estos procesos socioambientales emergentes”, consideró.

 

Respecto al Simposio, destacó que el doctor Eduardo Terreros, del CDT, presentó el más reciente estudio de manejo de RSU, evidenciando la necesidad de otro enfoque, ya que es insuficiente dar prioridad sólo a la recolección y logística, mientras que Patricia Peterson, secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología en el nuevo Ayuntamiento, brindó un panorama de los retos ambientales que tendrá la administración entrante en el manejo de RSU.

 

Informó que, en la inauguración del evento, Mario Escobedo, quien será Secretario de Economía Sustentable y Turismo en la siguiente administración estatal de Baja California, manifestó el compromiso del próximo gobierno por atender una serie de retos, destacando la implementación de proyectos piloto de economía circular.

 

“Se buscará que los residuos no se mezclen para hacer factible su revalorización; enfrentar el problema del manejo de llantas usadas, porque se rompe el sistema depósito-reembolso al cruzar la frontera; plantar bambú para producción maderable y resumidero de bióxido de carbono por su rápido crecimiento, aprovechando aguas tratadas”, dijo Zavala Álvarez.

 

Por otra parte, señaló que el ingeniero Javier Lugo Picos, de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), expresó la disposición de los constructores para resolver el problema de los residuos de construcción, buscando opciones de reciclado para evitar la dispersión actual en arroyos y baldíos.

 

Añadió que Marco Burgos, de la empresa Biosea, enfatizó los riesgos de mezclar residuos peligrosos con residuos sólidos urbanos y su efecto multiplicador, mientras que Alfredo Alegría, de CIBRUC, presentó con detalle el reciclaje secundario basado en combustibles derivados de residuos y una ingeniosa plataforma didáctica y lúdica para clasificar los RSU.

 

“El doctor Carlos de la Parra, de El Colegio de la Frontera Norte, repasó los esfuerzos históricos de la separación y detalló el programa piloto que realizó el Ecopaque de El Colef, cuyas conclusiones hicieron evidente el interés y disposición de los vecinos de este parte en la zona de Otay, como un caso de éxito que deja varias lecciones”, comentó.

 

Asimismo, José Carmelo Zavala informó que Christian Armas, de CP Group, presentó la experiencia exitosa de sistemas de separación que logran rentabilidad con la valoración de los materiales recuperados, demostrando que los equipamientos adaptados a las necesidades locales son clave en la implementación exitosa.

 

Agregó que Luis Tovar, del Instituto Politécnico Nacional, platicó la experiencia de la Ciudad de México con un programa donde el recolector declara: “si no separas, no te recolecto” y donde se genera composta con la fracción orgánica de los residuos obtenidos, mejorado el suelo urbano, que es un recurso indispensable para reinstaurar la vegetación de la ciudad.

 

“Carlos Álvarez, de la organización México Comunicación y Ambiente, hizo un elocuente recuento de los éxitos y fracasos de las políticas públicas en el manejo de los residuos en el país y experiencias exitosas de los municipios donde se cobra directamente el servicio de recolección”, opinó el director del CIGA.

 

Recordó que Ricardo Ortiz, de oficinas centrales de Semarnat, planteó la necesidad de un nuevo modelo en el manejo de RSU en México, donde la transparencia en los costos y rentabilidad evite distorsiones, además de enfatizar que la responsabilidad extendida del productor es clave para el éxito en la gestión de residuos de manejo especial y peligrosos.

 

“Por el Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN), Toribio Cueva hizo un recuento histórico de las capacidades de la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (Cocef) y el BDAN, inversiones que en más de 20 años han transformado la frontera México-Estados Unidos, mostrando colaboración y compromiso en un ecosistema compartido”, finalizó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat