Maratonista logra prueba difícil

Dedicó este recorrido a las personas que decidan enviar amor y buena energía a una persona que necesite abrir su corazón.

0

El ultra maratonista corredor de las causas nobles, Eduardo Cooley Uriegas, cumplió su cometido al recorrer una distancia de 252 kilómetros hasta lograr también una elevación acumulada de 13 mil 450 metros (13.5 kilómetros), una prueba difícil pero que gracias a la condición física de este atleta se pudo ver culminada.

Desde hace días en su portal de Facebook, el ultra maratonista se veía muy optimista de subir y bajar la rampa Sayula y calle Vallarta de la colonia El Rubí, por una travesía que inició el 08 de septiembre del año en curso desde las siete de la mañana.

La ruta de este extraordinario hombre calado en pruebas de distancias largas y resistencia fue desde la avenida Revolución y calle Quinta, subiendo y bajando la empinada rampa Sayula y calle Vallarta.

Cabe destacar que este recorrido lo estuvo haciendo subiendo y bajando por poco más de tres días con sus noches, durmiendo en promedio tres horas y media cada noche hasta cumplir la meta de la altitud y distancia el miércoles 11 a la 1 pm completando un total de 78 horas.

Es interesante que esta prueba tuvo la dedicación a las personas que decidan enviar amor y buena energía a una persona que necesite abrir su corazón, enderezar el camino o a alguien que sea difícil de amar.

“Escoge no a la primera sino a la última que ayudarías, sin duda es la que más necesita amor y mándale buena vibra, amor, bendición, usa tu mente y tu corazón para mandarle una buena intención, será un regalo que hará crecer tanto a quien lo recibe como a quien lo envía”, destaca su contundente mensaje cargado de paz y amor.

Cooley que se ha ganado el aprecio de los tijuanenses, durante el recorrido tuvo numerosas experiencias importantes como platicar con vecinos de la colonia y dar su mensaje, quienes le ofrecían hospitalidad, agua, fruta entre otros alimentos.

Desde el principio y por la mayor parte del recorrido fue acompañado por corredores y corredoras de Tijuana. Gran parte del tiempo recibió apoyo logístico de amigos como asistencia muscular e hidratación

Llamó la atención que en cada kilómetro de ascenso, Eduardo escribía una palabra en cartulina y tomaba la foto, para al final contar con 10 palabras que daban el mensaje de crecimiento humano que se deseaba comunicar: “VIVE, AMA, PERDON, VERDAD, SUELTA, SANA, AGRADECE, REPARTE, PURIFICA, SONRIE.”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat