No más simulación en entrega de apoyos en Baja California

La propuesta secretaria de Bienestar Social, Cynthia Giselle García Soberanes, afirmo que en el próximo gobierno de Baja California, por instrucciones del gobernador electo Jaime Bonilla Valdez, habrá transparencia y honestidad en beneficio de las comunidades.

0

 

Tijuana.- En el próximo gobierno estatal de Baja California, por instrucciones del gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez, no se tolerará la simulación en la entrega de recursos que son manejados por supuestas asociaciones civiles, lo que hace pensar que hay desvío de fondos del presupuesto público.

 

Al expresar lo anterior, la propuesta secretaria de Bienestar Social (actual Secretaría de Desarrollo Social del Estado), Cynthia Giselle García Soberanes, precisó que han visitado domicilios de OSCs con registros municipales y estatal, comprobando que no existen y utilizan datos apócrifos. “De diez OSCs, cinco son inexistentes”.

 

Actualmente, dijo, dicha secretaría estatal actual, cuenta con un presupuesto anual de 1,700 mdp, “que no se nota el beneficio directo en la población marginada, lo que nos llevará a revisar los padrones o registros de organizaciones a las que se les ha entregado dinero del erario para confirmar su aprovechamiento real”.

 

Dijo que se basa también en datos del Consejo de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL, por sus siglas) y la información que aporta el INEGI en los últimos diez años, en lo que denomina la visión multidimensional de la pobreza y pobreza extrema.

 

“En pobreza, arroja una disminución de 984 mil a 848 mil 437, que al gobierno actual le da gusto y lo festeja, pero en términos reales, en los diez años (2008-2018) solamente disminuyó un 0.58 por ciento anual, lo que se traduce en 136 mil ´menos pobres´, ni siquiera un punto porcentual”, comentó.

 

Hizo notar que “en esos diez años el gobierno estatal recibió muchos recursos y fueron mal aplicados; nos queda claro que no se aplicaron los fondos de la manera correcta; en cuanto al rezago educativo, pasó del 15.4 por ciento al 14.0 por ciento, menos de un punto porcentual en una década, lo que lleva a pensar que el sistema educativo está literalmente en la calle”.

 

“Cuando revisamos los programas que se están implementando, vemos que han sido aplicados los recursos con fines meramente electorales, de entrega de despensa, uniformes, pero no programas que nos ayudan a componer el tejido social”, enfatizó la exdiputada federal y próxima secretaria de Bienestar Social en Baja California.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat